5 experiencias turísticas inolvidables en Argentina

Que Argentina es mucho más que Buenos Aires es algo que hasta el turista más despistado tiene claro. El país de la Patagonia y el fin del mundo tiene en sus bellezas naturales su mayor legado y recorrerlo de principio a fin resulta sin duda una experiencia inolvidable. Pero como con sus casi tres millones de kilómetros cuadrados, resulta imposible recorrerla entera, os traemos las 5 experiencias naturales que constituyen un obligado y que nos muestra la Argentina más natural, la que nos reconcilia con la madre naturaleza.

G2J_Ampascachi_ushuaia

Paseo en barco por Iguazú

Uno de los lugares que no nos podemos perder hablando de joyas naturales es el Parque Nacional de Iguazú. La inmensidad de este rincón de la baja amazonia nos cautivará en todos los sentidos. Todo en este parque es a lo grande, alcanzando su máximo esplendor en la llamada Garganta del Diablo: el punto en el que convergen los ríos Iguazú y Paraná con tal proporción de agua en un salto continuo de 80 metros que convierten a la zona en la de mayor caudal del mundo. Nada de lo que podamos escribir en este artículo puede describir la sensación de estar frente a tal espectáculo natural.

Para potenciar aún más la sensación de visitar este lugar único en el planeta, no nos resultará complicado contratar un paseo en barco que complete la experiencia sensorial al podernos sumergir bajo una de las cascadas (con menor potencia) que inundan el parque.

 

Montar a caballo en Salta

En la región de Salta podemos encontrar una de las mayores muestras culturales de la Argentina profunda, ligada a sus raíces indígenas, además de por supuesto bellos parajes que pueblan el territorio.

“Salta es un oasis que conjuga modernidad y tradición dentro de un marco incomparable”

Como lo que buscamos es potenciar la unión entre hombre y naturaleza en un país tan dado a las conexiones naturales, la mejor forma de recorrer la zona es mediante el turismo ecuestre en Argentina. Rodear a caballo el valle de Lerma nos devolverá a la época pre-colonial, cuando esta zona vivía en total tranquilidad y lejos de la masificación turística.

Trekking en el Perito Moreno

Si con la inmensidad de las cataratas del Iguazú no hemos sido capaces de transmitir lo que la naturaleza puede desplegar en Argentina, situarse frente al Perito Moreno y ver en primera persona cómo caen sus témpanos de hielo entre los más bellos tonos de azul que existen directamente deja sin habla.

Para recuperarnos de tal shock paisajístico, nada mejor que abordarlo a pie, paseando sobre la superficie de este singular glaciar mientras nos recreamos en cada uno de sus rincones.

Navegar en velero por Ushuaia

¿Qué mayor sensación de desconexión y reconciliación con la naturaleza que desplazarnos al lugar llamado “el fin del mundo”? Si encima lo hacemos a bordo de un velero que nos surque las aguas del Atlántico Sur en una zona a tan sólo 1000 kilómetros de la Antártida, rematamos el sentimiento de sentirnos únicos en este planeta.

“Ushuaia es el punto habitado más austral del planeta y el más cercano a la Antártida, de ahí su consideración como el fin del mundo”

Durante la travesía por el canal de Beagle, encontraremos como compañeros de viaje multitud de cormoranes y leones marinos que no durarán en saludarnos y hacer más grato el recorrido.

Alcanzar los siete lagos en San Martín de los Andes

Para finalizar la aventura argentina no nos podemos olvidar de su columna vertebral: los Andes, y pese a que puede ser una buenísima opción abordarlo desde su pico más emblemático, el Aconcagua, es mucho menos peligroso y asequible hacerlos desde San Martín de los Andes, cuna del senderismo de esta cordillera montañosa.

Entre estos senderos destaca el de los siete lagos, donde a cada giro en la ruta encontraremos hermosos embalses de agua esmeralda que completarán el cuadro junto a las montañas andinas. Y si en Ushuaia nuestros acompañantes eran los leones marinos y los cormoranes, en esta región no nos faltará compañía tampoco, siendo de las favoritas para los aficionados a los avistamientos de aves.

Sin duda, cinco experiencias que nos reconciliarán con nuestra faceta más salvaje y natural, y que demuestran que Argentina no sólo se visita, sino que también se vive.

Algo que decir?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *